sábado, 15 de abril de 2017

MADURANDO

Una de las cosas que más me ha costado siempre es reconocer mis errores y cambiar mi rumbo... Normalmente siempre los he reconocido después de muchos años, muchas lágrimas y mucho tiempo perdido... Creo que, por primera vez en mi vida, a mis 45 "añitos", he sido capaz de detenerme y decir "basta, hasta aquí hemos llegado: esto no es lo que quiero, ni lo que necesito ni lo que me hace feliz". ¿Y sabéis qué? Me siento bien o, mejor dicho, me siento mejor que antes, lo que es un gran logro, al menos para mi salud física y mental.

5 comentarios:

Jova dijo...

Felicidades querida, y no te tortures si antes tardabas tiempo en comprenderlo o te costo lágrimas, es un proceso y es muy difícil como tu título lo dice "madurar". Además nunca es tarde para emprender una vida con una visión distinta. Saludos y enhorabuena por la nueva tu. Besos.

La chica de ayer dijo...

Gracias amiga por tu apoyo siempre!

Jova dijo...

Gracias a ti por permitirme leerte.

RECOMENZAR dijo...

Interesante tu manera de aprender Te felicito

La chica de ayer dijo...

Gracias Recomenzar! No sé si es interesante, sólo espero seguir aprendiendo y mejorando cada día.