domingo, 26 de mayo de 2013

INCREIBLE MI VERA!

YA ESTAMOS EN CASA! La verdad es que la evolución de Vera fue espectacular desde el primer momento, así que el viernes por la mañana el cirujano nos dijo que a casa! Yo la verdad es que no me lo podía creer: un ingreso de sólo 3 días? Más han parecido vacaciones que otra cosa! Me tocó a marchas forzadas aprender a cambiar la bolsa de la colostomía, que me agobié un poco porque ni la enfermera atinaba a quitarla y ponerla! Tras muchas vueltas (y romper yo una) vimos que el mecanismo es más sencillo que el de un chupete, pero el que no sabe... Así que a recoger todo, descansar un rato tras el alta en la Casa (yo estaba muerta tras pasar toda la noche sin pegar ojo en el sillón "torturador", ni mucho menos en condiciones de pegarme 2 horas y pico conduciendo!), limpiar y despedirnos. Nada más salir me di cuenta de que me había dejado una bolsa olvidada en el hospital, pero no lo di importancia porque llevaba mis cosas de aseo... error por mi parte! A medio camino me acordé de que también llevaba mis gafas de ver, la cámara de poner los aerosoles a los niños, las bolsas de recambio de la colostomía, o sea, un desastre! Afortunadamente ya tengo la bolsa localizada y una amiga que va a mandármela en cuanto pueda... pero la próxima vez que se me olvide algo me doy la vuelta aunque tarde 3 horas más!
El viaje bien, sin respirar. Parada en casa de la abuela paterna para verla y ya a algunos familiares más. Total, llegamos a casa casi a las 12 de la noche! Subir todo, colocar... se hicieron las tantas! A pesar de mi cansancio he dormido fatal, soñando nada más que con la colostomía de Vera y mil problemas... me he levantado pensando que no iba a poder lidiar con todo esto (las fuerzas flaquean sí, y mucho!), pero al ver a Vera tan bien y pidiéndole tostada al papá me he animado... y quizá ahí he cometido un error! Hemos pasado el día en casa de la abuelita (y ya hemos recogido a José, que nos ha recibido chillando de alegría!), Vera sin parar de jugar y esta noche ha empezado a quejarse de la barriguita. Quizá no sea nada, sólo que se ha resentido de estar todo el día sin parar, pero estoy preocupada. Creo que me he dejado llevar por la alegría de verla tan bien y "casi" me he olvidado de que la operaron hace sólo 3 días. Mañana si se sigue quejando la llevaré a urgencias, y si no está claro que reduciremos el ritmo y pasaremos el día en casa haciendo un poco de reposo. Uf, qué complicado es esto! Pasas de la alegría a la desolación en segundos!
Bueno, si no ocurre nada y las molestias de hoy se quedan en una anécdota se supone que nos llamarán en 2-3 semanas para la segunda operación.
Una vez más gracias por todo el cariño y el apoyo recibido en este primer "asalto" de esta nueva tanda de operaciones. Sé que Vera recibe toda la energía y buenos deseos que le mandáis... y a mí también me sirven para no derrumbarme en tantos momentos de dudas y temores...
Sigo informando. Besos!

4 comentarios:

la MaLquEridA dijo...

Creo que si fue mucho ajetreo para Vera pero bueno ya te diste cuenta y ahora a llevarselas tranquila.


Me da mucho gusto todo haya salido bien y espero todo siga mejor.

Un abrazo

susana dijo...

Los niños enseguida se olvidan de que están malos. Eso es buena señal. Un beso.

Opiniones incorrectas dijo...

Vera es toda una campeona :)

Uma dijo...

me alegro de que todo este fenomenal!! pero hazla frenar un poco!! aunque sea para que descanses tu!
Besazos